Relatos Eróticos: La Sirvienta Más Rica

Relatos Eróticos: La Sirvienta Más Rica

Recuerdo que yo estaba solo. La empresa me había cambiado de sitio y había que estar en una nueva ciudad, por lo cual me dedique a buscar una casa.
Ubique una a las fueras de la ciudad de Jojutla, un lugar caluroso, pero bonito, desde mi ventana podía ver los arrozales y el verde del campo.
Día a día tenía que ir a una empresa de azúcar Ubicada en Zacatepec.

Es gran problema es que yo tenia que hacerme todo, es decir, cocinaba, lavaba mi ropa, planchaba, ya que mi familia se había quedado en la capital regia. Así que puse un anuncio en la entrada de la casa en donde decía; se necesita a una persona que desee hacer trabajo domestico, solo los fines de semana.

Llegaron cuatro señora, y la verdad ninguna me gustó ya que la vibra no era buena, había decidido poner un anuncio en el periódico, cuando alguien toco a la puerta.

Se trataba de una señora alrededor de 25 años, muy chiquita de estatura, alrededor de 1.35, su vestido era del tipo de una mujer del pueblo y debo decir bastante flojo, su cabello negro largo solo agarrado con un listón haciendo una cola de caballo, su cara no fea, el color de su piel blanca y una sonrisa apenada.

Señora, le dije, se trata de tener la casa en orden, estoy solo y necesito que alguien me ayude con toda la limpieza de la casa, ¿puede hacerlo? No se porque le dije eso seguro fue porque me simpatizo o simplemente porque la vibra era buena.

Si señor – me contestó. Si usted me da el trabajo yo vengo hacer el aseo.
Señora, le dije: Pero ¿podrá? Porque la casa es grande y solo es un día, claro que no hago mucho tiradero, ya que soy solo, dígame ¿puede hacer todo?
Claro que puedo.
Señora, pero es que usted esta muy chiquita, ¿podrá?
Claro señor, imagínese tengo un marido, y un hijo de tres años y hago todo lo de la casa, y como es solo un día pues si puedo.
Esta bien, el empleo es suyo. Le dije que debía de presentarse a las 8 de la mañana de los sábados.
La semana siguiente, la señora estaba tocando a la puerta a las 8 en punto, por lo cual y aun con hueva me levanté, pero bueno…ya saben como nos levantamos los hombre con la verga bien parada, yo uso boxer. No le presté atención a mi erección y me dirigí abrirle la puerta, debo decir también que soy un hombre de 38 años.

Abrí la puerta y la señora entró a la casa, casi automáticamente bajó la mirada y se encontró con mi verga bien parada mostrándose orgullosa debajo del boxer. Señora bienvenida – le dije – y le empecé a mostrar la casa, así pues ella se quedo haciendo el quehacer.

Me bañé y Salí muy cambiadito y limpio, la señora iba bastante limpia también, con unos pantalones a flojos, una blusa igualmente floja y zapatos bajito, por lo que le pregunte,
Señora ¿cuanto mide usted?

Mido 1.35, soy muy bajita y sonrío. Me dirigí a la cocina y prepare algo de desayunar y la invite a ello, acepto y se sentó a un lado mío, ahí me comento que ella no era de ahí su ciudad era Hidalgo y vivía ahí con su esposo que se dedicaba a las ventas, y por cierto muy desobligado, viejero y borracho.
Al terminar de desayunar me despedí de ella ya que debía ir Jojutla a traer la despensa de la semana, así que le dije: bueno señora le encargo aquí regreso más o menos en dos horas.

Le di la mano y la jale para darle un abrazo, la señora se sorprendió, pero se lo di, de inmediato se me paro, casi como rayo, y ella sintió mi erección en el estomago, sin embargo se dejo consentir.
Cuando iba en el auto me quede pensando en ese abrazo y me dije; caray, que cabron soy apenas tiene tres horas contigo y ya te la quieres coger, pero ese pensamiento me quedo hasta que regrese a la casa. Imagínense como andaba cuando yo regresaba a monterrey cada dos meses, putssss, no me aguantaba ni yo.

Todo el día la anduve observando, ya que aunque llevaba ropa holgada, cuando se agachaba a algo se veían una ricas nalgas y unos pechos apetecibles. También ella me observaba, ya que por el calor de hace en esta ciudad yo andaba en shorts, sentía como me miraba las piernas. La verdad es que cuando contrate a la señora no había concebido la idea de cogermela si no de que hiciera el aseo de la casa.
Cuando llego el momento en que debía de irse le pague de mas y le dije;
Señora gracias por haber venido, la casa estaba sucia, la espero la próxima semana ¿si?

Ella sonrío y le di nuevamente la mano, y la abrasé, ella nuevamente no dijo nada y nuevamente sintió mi verga pegada en su estomago.
Muy bien, hasta la próxima semana.

Esa semana yo estaba tan caliente esperando el famoso sábado, hasta que llegó, para esto desperté muy temprano y me volví a dormir cuando al rato escuche el toquido en la puerta.

Bajé abrirle y nuevamente yo iba con semejante verga bien parada que hacia que mi boxer se levantara completamente.

Pase señora, -ella iba bañadita y oliendo muy rico, entró a la casa y nuevamente bajó la mirada para encontrarse con mi verga-Cerré la puerta y le di la mano, ella me la dio la jale hacia mi, ella sintió mi urgente necesidad y se pegó pero ahora con pasión así que le busque la boca y la bese apasionadamente, ella respondió y suspiró, el faje fue rico besos y besos, cuando sentí que la señora se soltaba y aceptaba mis caricias en todo su cuerpo, le dije que la sacara, ella tímidamente metió la mano en mi boxer y sintió mi verga, al hacerlo suspiro fuerte. Debo decir que para besarle tenia que agacharme mucho, yo mido 1.70 delgado y ciclista, ella la sacó y le dije, anda chupala…

Ella me contestó que no le gustaba.

Anda chupala, mira que bonita está…yo soy moreno tirandole a negro, así que mi verga es casi negra por el agolpamiento de la sangre, ella se le quedó mirandola y empezó a mamarla suavemente, primero por la cabeza, nos fuimos arrimando a la sala y yo me senté en un sillón, ella se hincó y empezó a mamarla…puf… riquísimo, no se porque nos gusta tanto a los hombre que nos la mamen…mi verga en sus manos parecía muy grande ya que contó cuantas veces cabía en su puño, 4.5 veces. Sonrío, y le dije;

Ya ves chiquita…que rico la mamas… tienes una lengua rica….yo le acariciaba también, así que le afloje el pantalón y le dije; quítatelo…cuando se lo quitó en verdad me quede lívido…que culo tenia la chaparrita…puffff, espectacular…

Que guardado lo tenias….la voltee y le empecé a besar la espalda, el culo era hermoso en verdad con pelitos en las lumbares…ahí empecé a besarle y por el otro lado le frotaba los senos aun con su camiseta, la voltee y le quite la camiseta…que preciosos senos…su brazier humilde pero aun así se veían bonitos, medianos con rico boton grande y color oscuro bien erectos, le di una rica mamada, y con mi mano derecha le acaricia su hermosa pucha…ella suspiraba, casi no tenia bello.

¿Te lo rasuras?
No así soy, nunca me salio…

Fui bajando el rostro hasta que me encontré de frente con esa cosita rica de olor tan hermoso…hummm mamacita….le metí la lengua y le empecé a chupar…ella se retorcía y me decía; Así …así… mas… puffff y me apretaba la mano.

Sentí como tuvo un orgasmo porque me sumergió muy fuerte y sentí en mi cara el brotar de ese hermoso liquido….así que la baje y me dispuse a metérsela…fue algo esplendido, ya que su puchita era muy chiquita en comparación con mi verga, me dije, puff…¿entrara?
Ella sonrío maliciosa y dijo: entrara.

La acosté boca arriba y le apunte, , ella al sentir mi glande abrió un poco mas y pujó un poco… te duele?…si un poco…pero metela por favor…
Es increíble como en una cosa tan pequeña puede entrar tanto…se la fui metiendo poco a poco, gozaba ver su rostro ya que apretaba los ojos, los abría….soplaba…ella es tan chiquita que al estármela cogiendo me quedaba su rostro en mi pecho…sin embargo se movía rico…después de un rato… la puse encima de mi y fue la gloria, se movía riquísimo, la cintura la movía de una manera especial y debo decir como movía su puchita a voluntad, la cerraba y la abría, me mordía …espera mi amor le dije…con calma…ya me quieres matar?… nooo me contestó sigamos cogiendo rico…yo le metía la verga completa y a veces solo la puntita, luego la mitad…luego toda…. Luego con fuerza.. Luego suavemente, hacia un lado, hacia el otro, para arriba, para abajo…que rico!!!!…hasta que llegó el momento en que inevitablemente sentí que me venia… me empecé a mover mas fuerte y ella a mover la cintura frenéticamente, huffffffffffffffff….ella suspiraba y me decía… mas rápido mas rápido……dios mío que venida…al mismo tiempo los dos….al momento de terminar yo la abrace y la atraje hacia mi…se la metí toda!!!!!1toda!!!! Mis espasmos fueron largos y ya había terminado y me seguía viniendo….un rato mas….no se la había sacado aun la tenia ahí…y yo me seguía viniendo….riquísimo…
Dime chaparrita, ¿que es lo que te gusta de mi…?
Lo que mas me gusta de ti…es tu verga…la tienes grandota!!!!!
Sobra decirlo, pero me la he estado cogiendo por cerca de un año, semana tras semana y a veces tiene que ir entre semana a planchar…es una chaparrita riquísima, ha aprendido a mamarla espectacularmente. También me dijo que lo hacia conmigo porque le gustaba mucho, le agrada como lo hacemos…que le encanta que la tenga bien grande…y engaña a su marido por borracho…el no le hace caso… y yo me aprovecho. Pero de las cosas que mas me han sorprendido, es que es bastante chiquita pero se la come…toda!!!! Nos hemos gravado y es impresionante ver como se la come…no tiene ahora ni un solo pelo, le he rasurado los pocos que tenia, ella también me rasuró completamente mi bien parada verga y se ve tan rico como entra semejante vergota en su cosita. También ella me dijo, que las mujeres que dicen que el tamaño no importa, es porque seguro tienen un marido o un novio con la verga chiquita. Que sentir algo grande dentro es muy diferente a sentir algo regular. Su marido dijo la tiene regular pero delgada.
La verdad ha valido la pena coger a una señora pequeñita, primero porque aprieta riquísimo, y segunda, porque la puedes mover de poca, aunado a lo que hace ella, hace cada palo, algo sensacional. Ya les platicare como lo hicimos cuando me la cogi por el culo.
Espero les haya gustado.

Share